CANDIDATA DEL PRI EN ABASOLO CONFIESA QUE APROVECHÓ FILA DE VACUNACIÓN CON SU EQUIPO

1544

ABASOLO.- La candidata del PRI a la alcaldía de ABASOLO señora Rocío Cervantes admitió que junto con su equipo (candidatos a síndicos y regidores) llegaron a la fila de vacunación de COVID para entregar agua comprada por el gobierno municipal y “un amigo” la apoyó para poner cuatro baños móviles.
La señora Rocío Cervantes es actual síndico con licencia y es impulsada por el añejo grupo del PRI que en el pasado llevó a la alcaldía a Juan Antonio Negrete (hoy suplente del senador PANISTA Erandi Bermudez), quien podría estar apadrinando el proyecto de esta mujer, junto con otro próspero agricultor Agustín Aguirre, a cambio de que el hijo de éste vaya como síndico en la planilla de la candidata PRIISTA.
Los escándalos del padrinazgo político y económico que motiva a la síndico a buscar la alcaldía han sido motivo de un desgaste en el tejido social. Chío Cervantes, dicen sus adversarios, representa al grupo de priístas que se volvieron a apoderar con Chame Cruz para hacer del gobierno una empresa.
La candidata cuya fiscalización de recursos es vigilado por el IEEG, admitió en entrevista con un medio penjamense PenjamoTv, que el hecho de repartir aguas y poner baños en el Hospital e Inforum fue un acto de humanismo.
“Hablé con un amigo y les llevamos dos baños para dama y dos para caballeros y el agua tenía el logotipo de la Presidencia. Nunca hicimos proselitismo, solo pusimos las manos” confesó la candidata del PRI en Abasolo.
La auto llamada “Chío” tiene en su planilla a funcionarios y empleados del gobierno quienes son señalados por otros Candidatos, de utilizar recursos públicos para hacer campaña.