ESCUCHÓ COMO QUE AVENTABAN PIEDRAS, DICE NIÑA SOBREVIVIENTE .-Irapuato

1225

Irapuato.-La niña de siete años de edad  que sobrevivió al ataque donde murieron sus padres y su hermanito de un año de edad, permanece en atención sicológica tras la tragedia ocurrida la noche del viernes en la calle Bustamante de la colonia Barrio Nuevo.

«Ya se habló con la menor y dice que si iba con su papá  su mamá  y su hermanito; que escuchó como que aventaron piedras atrás del carro y luego a los lados, que ella se agachó y su papá también pero su mamá  no alcanzó ha hacerlo».

Señala que cuando ya no escuchó nada vio que su papá  estaba muerto y su mamá  y su hermanito y ahí se quedó  hasta que fueron a sacarla que fue una tia” es la declaración vertida por la menor informó esta mañana Rocío Mayo Valadez, jefa de Unidad de la Sub Procuraduría de Justicia Región B.

«La sicóloga la esta tratando. La niña al relatar no lloró  porque aún  está  en shock» añadió la funcionaria ante los medios de comunicación está mañana al hablar sobre el tema que conmocionó a la comunidad.

Mayo Valadez, desmintió que el padre de la menor Moisés Laguna González tenga antecedentes penales tanto en la Procuraduría de Justicia como en la Policía Preventiva, echando por tierra de esta manera los datos proporcionados por al Secretaría de Seguridad Ciudadana, quien a través de un breve comunicado criminalizó y revictimizó al hombre violentando normas legales en materia de protección a las victimas.

Los cuerpos de la pareja y su hijo de un año ocho meses son velados en conocida funeraria de la ciudad y mañana recibirán cristiana sepultura.

Sobre las investigaciones las autoridades ministeriales siguen varias líneas y todo indica que se trató de una equivocación.

LEY DE PROTECCIÓN A LA VÍCTIMAS Y PRINCIPIOS RECTORES QUE NO DEBEN VULNERAR LOS SERVIDORES PÚBLICO EN EL EJERCICIO DE SU FUNCIONES

ARTÍCULO 4.

Buena fe.– Las autoridades presumirán la buena fe de las víctimas. Los servidores públicos que intervengan con motivo del ejercicio de derechos de las víctimas no deberán criminalizarla o responsabilizarla por su situación de víctima y deberán brindarle los servicios de ayuda, atención y asistencia desde el momento en que lo requiera, así como respetar y permitir el ejercicio efectivo de sus derechos.